lunes, 26 de diciembre de 2016

¿A quién sirven nuestros gobiernos? - Primera parte.

En esta nueva etapa que hoy inaugura el fanzine Canarias en Lucha, comenzamos publicando un artículo del círculo “Solidaridad Obrera y Campesina – Guillermo Ascanio”, en el cual abordan una pregunta fundamental que muchas veces no es analizada por los comunistas en profundidad: ¿A quién sirven nuestros gobiernos?.

Esta es la primera parte. En los días venideros subiremos las partes restantes de la que está compuesto este interesante texto:

¿A quién sirven nuestros gobiernos? (I)

¿A quién sirven nuestros gobiernos? Nos preguntamos. ¿A los obreros, los campesinos y las clases populares o a la gran burguesía? Respondamos esta pregunta a partir del análisis de la evolución de la deuda pública en el Estado Español.

La crisis económica que estalló a finales de 2008 ha dejado un reguero de damnificados, pero ha sido la clase obrera la más afectada. Los datos socio-económicos reflejan la formidable dimensión de esta crisis: paro, bajada de salarios, precarización del mundo laboral, desahucios, con su corolario aumento de pobreza. Todas las reformar aprobadas por los gobiernos del Estado de “todos los españoles” han contribuido a diezmar todavía más el débil estado del bienestar (los recortes sociales en sanidad, educación y servicios sociales), a facilitar el despido y aumentar la precariedad laboral (reforma laboral) y aplicar férreamente las leyes a las familias endeudadas (desahucios: 600.000 procesos de ejecución hipotecaria, de lo que 100.000 familias han perdido su primera vivienda). Pero se habla menos de otras variables macroeconómicas que apuntalan el aumento de la explotación y pobreza de las clases populares. Por ejemplo, este ciclo recesivo ha traído aparejado un repunte de la deuda total pública (Ayuntamientos, Comunidades Autónomas y Estado) y privada (familias, empresas y bancos) en el Estado que al cierre de 2014 ya superaba el 320% del PIB (¡¡3,5 billones de euros!!).

Por lo que respecta a deuda pública, las Administraciones Públicas del Estado español cerraron el año pasado con unas obligaciones de 1.069.876 millones de euros (el equivalente al PIB del Estado en un año), unos 667.000 millones más que en septiembre de 2008 cuando la caída del gigante norteamericano Lehman Brothers hizo estallar el sistema financiero mundial. Esos 667.000 millones más de deuda se “lograron” bajo los gobiernos de Zapatero (PSOE) y Rajoy (PP).

Gráfico que muestra el aumento de la deuda pública en el estado español desde 1994 hasta 2014.























La pesada mochila de la deuda cargada durante años de esta Gran Recesión es una de las circunstancias que más lastrarán la recuperación, señalan los expertos. Un freno para las políticas económicas de las Administraciones Públicas que, además de reducir el nivel de pasivo para cumplir con el programa de Estabilidad de Bruselas, deben hacer frente a la carga de intereses (y eso que los intereses que el Tesoro Público paga por la deuda que emite son los más bajos de la historia).
La deuda pública ha crecido literalmente como la espuma. Detrás de esta erupción está la acumulación de los sucesivos déficits de las administraciones, el rescate al sistema financiero, los sucesivos planes de pago a proveedores para que las comunidades y ayuntamientos pusieran al día sus facturas, y los Fondos de Liquidez Autonómica (FLA) (las líneas de crédito para aliviar la situación financiera de las comunidades). También han engordado la deuda de las aportaciones de España a los planes de rescate de los países europeos como Grecia, Portugal, Irlanda, Hungría, Letonia y Rumanía.

¿Y quién ha sido el principal beneficiario de este aumento de la deuda pública? La camarilla financiera española, catalana y vasca que, además de experimentar un grado de concentración mayor con la crisis, se ha convertido en el principal acreedor del estado. Un estudio reciente señala que “en absoluto puede afirmarse que en el endeudamiento agregado de la economía española se esté produciendo un proceso de “desbancarización”, pues el peso de éstos en el conjunto de los activos y pasivos no está apenas reduciéndose: simplemente los bancos están sustituyendo concesión de crédito por inversión (familias y empresas) en deuda pública, de la que son el principal agente por participación en la misma”. 1




1 Informe de Analistas Financieros Internacionales (Afi) para la Fundación de Cajas de Ahorros (FUNCAS) (2015): Endeudamiento de España. ¿Quién debe a quién?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada